El Dia de Padre honra muchas imágenes de los padres

aymond   ¿Puede compartir sus pensamientos del próximo domingo, que es el Día del Padre?
    Me gustaría rendir homenaje a todos aquellos que comparten la importante vocación de la paternidad. Muy a menudo, cuando las personas escuchan la palabra vocación, piensan en el sacerdocio o la en vida religiosa, pero creemos que el matrimonio es una vocación. Es un llamado de Dios y un Sacramento, y creemos que la paternidad, es una llamada dentro de la convocatoria del matrimonio. Honramos a los padres por su voluntad de participar junto con sus esposas en la obra procreación de Dios, en dar a luz a un niño. Hay una bendición especial para el padre en el rito bautismal, que recuerda específimente al padre que él debe ser el primero y el mejor de los maestros en los caminos de la fe para sus hijos. Al padre se le pide no solo dar vida a su niño, pero también, compartir con él o con ella, la vida de Dios como un cristiano.
    Paternidad no es sólo paternidad biológica.
    Eso es correcto. Es importante que nosotros, como nación, tomemos un día para dar gracias a Dios por nuestros padres humanos, vivos o difuntos. Pero también es importante, darles honor, a quienes sirven como padres adoptivos, como padres de crianza, como padrastros, y aquellos en nuestras vidas que no son familiares pero que nos han servido, como importantes figuras paternas.
    ¿Qué enseña la iglesia sobre la paternidad?
    La verdadera teología que abrazamos como cristianos es que el padre tiene la privilegiada responsabilidad de formar y criar a su hijo. Él le presenta al niño, por su amor, y por su ejemplo, el amor paternal de Dios. Estamos agradecidos por los niños que han podido obtener una visión del amor paternal de Dios, a través de sus padres humanos. De hecho, ellos son bendecidos y dotados.
    ¿Qué pasa con aquellos que han tenido una relaciones inestable con sus padres?
    Sabemos que hay algunos que han tenido experiencias dolorosas dentro de la familia de su padre o madre. No podemos olvidar a esos niños, en las celebraciones, como el día de la madre o el día del padre, y le pedimos a Dios por su sanación. En un día como el día del padre, también acuerdo a los padres que han tenido que enterrar a sus hijos difuntos. Es una experiencia muy dolorosa, desgarradora, y elevamos al Señor a quienes han tenido que sufrir por eso.
      ¿Alguna vez ha reflexionado en el hecho de que no hay ninguna palabra grabada de San José en las Escrituras?
    Eso es un poco curioso, pero lo que tenemos es una indicación de la enorme atención y dedicación y amor incondicional que le dio a María. Se implica en las Escrituras que José y María ciertamente compartieron con su hijo Jesús. No tenemos fotografías ni DVDs de la Sagrada Familia, pero tenemos algunas obras de artes que representa a Jesús pasando tiempo con su padre y aprendiendo a hacer carpintería, aprendiendo a orar y aprendiendo los valores de la vida. Y en 2.000 años, ese papel de padre, no ha cambiado realmente.
     El sábado pasado, tuvo la oportunidad de ordenar a cinco hombres para el sacerdocio, y ahora son nuestros padres espirituales. ¿Cómo pone eso en perspectiva?
    Fue un verdadero privilegio ordenarlos al sacerdocio, y desde ese día en adelante, serán conocidos como Padres. Algunos dirían que, “Padre” no es un título apropiado, pero es porque en su ministerio representan el amor paterno e incondicional de Dios. Ellos están en el lugar de Jesús, quien es el sacerdote, y su ministerio es vivido a través del Espíritu Santo. Durante los últimos 3 años y medio, he llegado a conocer muy bien estos hombres, y tengo gran confianza en ellos y en su capacidad para dirigir y servir el pueblo de Dios.
    Siempre es un momento emocionante para mí, poder hacer la imposición de manos y ofrecer la oración de la ordenación, que les confiere el don del Espíritu Santo y que los capacita para servir como sacerdotes. Específicamente, en el sacerdocio, tienen el gran privilegio de rezar en nombre de Cristo y cambiar el pan y el vino en su cuerpo y su sangre. También tienen la oportunidad privilegiada de absolver y perdonar a la gente de sus pecados, para ungir a los enfermos, para pedir por la paz y sanación, y también a caminar por los rincones oscuros en los corazones de las personas donde se les invita a traer el amor incondicional de Dios como padre, como el hermano Jesús, y como el Espíritu Santo. Ojalá que estos hombres reciban las bendiciones de Dios, y estoy deseando compartir el ministerio sacerdotal con ellos. Ellos también se unen a una fraternidad muy fuerte de sacerdotes en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns. Me ha impresionado mucho el sentido de fraternidad y respeto mutuo que nuestros sacerdotes tienen entre sí, y es una bendición para nosotros, poder abrir nuestra fraternidad a estos cinco hombres nuevos.
    ¿Recuerda la primera vez que lo llamaron “Padre”?
    Cuando usted escucha eso, es una responsabilidad impresionante. Uno crece, oyendo a otras personas decir padre pero recuerdo que durante el primer mes, después de que fui ordenado y me llamaron Padre, tuve que dar media vuelta y preguntarme a mí mismo, “¿Dónde está él?” De vez en cuando, en estos días, alguien me llamará padre, en lugar de obispo o arzobispo, y luego se disculpan. Pero yo siempre les digo que no se disculpen, porque quizás es un título más apropiado. El obispo es realmente el padre de una familia más grande de la diócesis, y él siempre debe ser un padre. ¡Oro para ser un padre fiel!
    Se pueden enviar preguntas para Arzobispo Aymond a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like