La condena de Gosnell destaca las amenazas a la vida humana

aymond    Un jurado en Philadelphia encontró culpable al Dr. Kermit Gosnell, un abortista, de abortos tardíos, de asesinar a tres niños después de que nacieron vivos, además de causar la muerte a una mujer a través de una sobredosis de droga. ¿Cuál es su perspectiva sobre su condena?
     Muchas personas se han indignado legítimamente con la evidencia que se presentó durante su juicio, de que asesinó a los niños que nacieron vivos. Algunas personas se sorprenden de que estas acciones realmente siguen, porque simplemente nunca oyen hablar de ellos. Ahora sabemos que Gosnell definitivamente ha tomado la vida de los recién nacidos. Creemos que el niño en el vientre es un hijo de Dios y miembro de nuestra familia humana, y su condena nos recuerda que toda vida humana es sagrada. Ningún ser humano tiene derecho a destruir la vida humana. Por desgracia, una condena así, lleva a poner mayor atención al movimiento pro-vida y el horror de tomar la vida de un niño. Es interesante que llamemos lo que él ha hecho, un asesinato. Y sin embargo, algunas personas muy fácilmente pueden justificar la toma de la vida de un niño en el vientre. ¿Cómo, entonces, explica la contradicción en la ley que permite a una persona tomar la vida del niño en el útero a través del aborto, pero si una madre es acecinada con un bebé en su vientre es considerado un asesinato doble? No tiene sentido legal o moral.
    ¿Qué impacto cree que la condena de Gosnell tendrá en el movimiento pro-vida?
    Su condena plantea a nuestra atención una vez más la validez fundamental y los fundamentos morales del movimiento pro-vida, ciertamente como es seguido por la Iglesia Católica y por muchas personas que están comprometidas a la dignidad de la vida humana. Personalmente, estoy muy alentado por el número de adolescentes y jóvenes adultos que son fuertemente pro-vida. Veo esto cuando visito las escuelas secundarias y universidades, y veo esto en las marchas pro-vidas en Baton Rouge, y en Washington. No cabe duda de que los jóvenes – a los que me gusta llamar la iglesia joven y la iglesia de jóvenes adultos están marcando la diferencia. Nos están llamando a respetar la dignidad de la vida humana de una manera que la gente de mi generación no lo hiso. Por desgracia, creo que mi generación dio fácilmente con el movimiento del aborto.
    Abby Johnson, quien solía trabajar en una clínica de aborto, llegó a Nueva Orleáns el 20 de Mayo para hablar sobre su conversión y las prácticas que presenció en la clínica de Planned Parenthood en la que trabajó. ¿Por qué es importante su historia?
    Ella contó la historia de su experiencia personal, y que era una historia que necesitábamos escuchar. Anteriormente en su vida, ella justificaba la toma de la vida humana, y ahora ella ha pasado por un período de conversión. Ella nos hace un llamado para que nos demos cuenta de que nuestros esfuerzos en el movimiento pro-vida hacen una diferencia en los corazones y las vidas de otras personas, de manera que no nos deberíamos darnos por vencidos, porque Dios puede usarnos para lograr una conversión de la mente y el corazón de una persona que es pro-aborto. El propósito del encuentro fue dar a conocer que Planned Parenthood significa más abortos. Es increíble para mí el número de personas que no se dan cuenta de que Planned Parenthood (Planificación familiar) está tan estrechamente vinculada al aborto. Es el mayor productor de abortos en los Estados Unidos – más de 330,000 al año, solamente en sus clínicas. Espero que este evento haya despertado la conciencia y haya sido un momento de aprendizaje. También hemos querido convocar a personas alrededor del hecho, de que esto es otro tema en nuestra Nueva Batalla de Nueva Orleáns. Ya sea el niño en el vientre o el niño que nació vivo o el adolescente que matan en las calles. Se trata fundamentalmente sobre el respeto a la dignidad de la vida humana.
    También, ha promovido vigorosamente la iniciativa de paz, que necesita NOLA (www.nolaneedspeace.com). ¿Por qué?
    Es muy importante hacer ver a la comunidad, lo que enseñamos en la Iglesia Católica – que la vida humana debe ser respetada desde la concepción hasta la muerte natural. Ese respeto por la vida humana incluye: reconocer el pecado del racismo, el pecado de la violencia en nuestra ciudad y, obviamente, los pecados del aborto, la eutanasia y la pena de muerte. Nosotros como iglesia cuidamos también de los inmigrantes.
    Gosnell decidió no apelar su condena, y aceptó una pena de cadena perpetua. Al no apelar, él se asegura que no recibiría la pena de muerte.
    Me alegro por ese resultado. El hecho de que él tomó la vida humana es atroz, pero no justifica que nosotros tomemos su vida. Esperamos que esta cadena perpetua le dé tiempo para reconciliarse con Dios, y con aquellos a quienes él ha lastimado por sus acciones.
    ¿Cuál fue su reacción a la balacera en el desfile del día de las madres?
    Que es otro trágico recordatorio que mal nos rodea en este mundo. También plantea la pregunta sobre la estabilidad mental y madurez emocional. Parece que algunas personas nunca han desarrollado el uso de la conciencia para diferenciar el bien del mal, así que, por lo tanto, se convierten en el Dios que elige, quien vive y quien muere. Debemos orar por la paz y para la vida.
    Se pueden enviar preguntas para Arzobispo Aymond a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like