Debemos seguir presionando por la libertad religiosa

aymond    La libertad religiosa continúa siendo una prioridad para los obispos de Estados Unidos, especialmente a la luz de los mandatos federales de salud y la pendiente sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre la constitucionalidad de la ley de salud. ¿Dónde estamos ahora?
    La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) en Washington continúa siguiendo muy de cerca el asunto. La Conferencia envía información a cada obispo, que nos ayuda a actualizarnos sobre lo que está pasando. Muchas personas me preguntan qué pueden hacer, y hay tres cosas muy importantes que pueden hacer: orar, escribir a sus legisladores y hablar con otras personas acerca de los temas involucrados. Yendo alrededor de la Arquidiócesis y planteando esto en conversación, parece que hay muchas personas que no están aún conscientes de la gravedad del asunto y de las recientes medidas adoptadas por el Gobierno Federal, que constituyen una afrenta a la libertad religiosa, que nos fue prometida en la Constitución.
    Parece que algunas personas intentan sugerir que esto es sólo una cuestión secundaria y se acusa a la Iglesia de intentar jugar a la política.
    La razón por la que la iglesia sigue protestando acerca de esto, es porque implica mucho más que a la iglesia. Muchas organizaciones Cristianas, universidades y hospitales han presentado la demanda en contra del Gobierno Federal sobre este tema. Nuestra preocupación como iglesia, es simplemente esto: el Gobierno Federal no debería inmiscuirse en decirme, que debo seguir la conciencia del gobierno, incluso, si algo va en contra de mi propia conciencia.
    Los obispos de Luisiana, Mississippi y Alabama se juntaron en San Ben la semana pasada para una reunión y compañerismo. ¿Salió a luz esto?
    Cuando los obispos se reúnen, siempre es un tema del que hablamos. Seguimos vigilando las cosas para asegurarnos de que no hay nada en nuestras leyes estatales o propuestas de cambios en la ley del estado que podría quitarnos nuestra libertad religiosa. Me complace decir, que hasta el momento, la legislatura de Luisiana no ha mirado en esa dirección. Tengo un gran respeto por el Gobernador Jindal, y él entiende muy claramente lo que la libertad religiosa es. Cuando los obispos del estado tuvieron un almuerzo con él recientemente, específicamente hablamos sobre eso. Entiende bien la separación entre Iglesia y estado y lo que significa seguir la conciencia propia.
    El Cardenal Dolan, jefe de la USCCB, dijo que los obispos mantienen todas las opciones abiertas, que incluirían la presentación de demanda en la corte federal. ¿Todavía es una posibilidad?
    Definitivamente es una posibilidad. Creo que ahora estamos esperando por el fallo de la Corte Suprema de justicia. Si la Corte Suprema declara inconstitucional la ley del sistema de salud, entonces tendrían que hacer algunas reformas y cambios. Tomando las acciones legales, debe considerarse a fin de recuperar la libertad religiosa, otorgada a la Fundación de nuestra nación.
    ¿Se espera un fallo de la Corte Suprema en junio?
    Eso espero.
    Por otro lado, ¿Cómo se siente acerca de la posibilidad de ordenar a cinco hombres para el diaconado transitorio el 19 de mayo?
    Hablamos y oramos sobre vocaciones, y sin duda este es un año de gran bendición. Serán ordenados cinco hombres para el diaconado transitorio el 19 de mayo y cuatro hombres para el sacerdocio el 2 de junio. Esto significa que dentro de un año, tendremos nueve sacerdotes recién ordenados. No puedo esperar para celebrar gozo de sus ordenaciones. También no puedo esperar para poder asignarlos a las parroquias donde podemos dar a algunos pastores ayuda muy necesaria y también dar a la gente de Dios mayor cuidado pastoral. También, como lo hemos anunciado, no oramos solamente por las vocaciones al sacerdocio, sino también por las vocaciones a la vida consagrada. He anunciado la apertura de la Casa Magníficat, que será una casa de discernimiento para las mujeres. Dos hermanas coordinarán la casa: la Hermana Diane Roche, que es una hermana religiosa del Sagrado Corazón y la Hermana Carmen Bertrand, quien es hermana de la Sagrada Familia. Estamos muy entusiasmados porque una joven mujer podría optar por vivir en esta casa y tendría la oportunidad de tener una vida de oración, así como una vida comunitaria y dirección espiritual. Y, a continuación, durante el día, ella podría trabajar o ir a la escuela. Sería un momento para las mujeres a estar más conscientes de la vida consagrada como una hermana religiosa, con la oportunidad de aprender más sobre las comunidades religiosas en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns y más allá.
    Pueden enviar sus preguntas al Arzobispo Aymond a clarionherald@clarionherald.org.

 

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published.