El Arzobispo Hannan siempre tuvo la última palabra

Arzobispo Gregory M Aymond    El Arzobispo Aymond presentó las siguientes observaciones en el funeral del Arzobispo Hannan en la  misa del 6 de octubre en la Catedral de San Luis:
    Hoy día le decimos adiós a un gran hombre.
    Para la gente de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, fue un pastor, un obispo, un líder comunitario, un padre, un amigo, un hermano sacerdote.
    La Iglesia nos da este momento de palabras para recordar y nos da la oportunidad para honrar al Arzobispo Hannan y agradecer a Dios por su vida.
    Damos gracias a Dios por Philip Matthew Hannan.
    Era oriundo de Washington, D.C., y también hizo de Nueva Orleáns su casa durante 46 años.
    Tuvo la valentía de saltar de aviones y arriesgar su vida en tiempo de guerra, y también saltó desafiantes peligros en favor del Evangelio.
    Susurró a Dios diariamente sus esperanzas y sueños. También habló con valentía por el respeto de la vida de los no nacidos, los moribundos, los pobres y las personas con discapacidades.
    Celebró la misa en grandes catedrales del mundo y sobre el capó de un Jeep.
    Luchó por la paz en el militarismo y ofreció la paz por  los refugiados de Vietnam después de la caída de 1975.
Rezó por los pobres. También escuchó sus llantos y les proporcionó alimentos, vivienda, atención para los ancianos y cuidado médico.
Se sentó a la mesa con papas y con el Presidente Kennedy; él también alimentó a los indigentes cada Thanksgiving en Ozanam Inn.
    Él ciertamente había honrado a los Santos en el cielo, y apoyó al equipo de fútbol de los Santos de Nueva Orleáns.
Él no sólo oró por la paz, sino que también trabajó incansablemente para acabar con el racismo en esta Arquidiócesis local.
    Philip Matthew Hannan nos enseñó cómo vivir, cómo envejecer con gracia y cómo morir en paz.
    Era un hombre bien educado, y proporcionó educación para otros, especialmente a los pobres.
    Amaba a su madre y toda su familia. También tuvo un amor especial por la Santísima Madre.
    Vivió 98 años como un discípulo de Jesús, 71 años como sacerdote, 55 años como obispo, 23 años como Arzobispo de Nueva Orleáns y 23 años como el Arzobispo emérito de Nueva Orleáns.
    Fue su lema episcopal, “La caridad nos une a la perfección”. Vivió esa caridad.
    Arzobispo Hannan, gracias. ¡Te echaremos de menos!. Por favor, ruega por nosotros. Te queremos, y en muchos sentidos, siempre serás nuestro pastor.
    El Arzobispo Hannan nunca se opuso a tener la última palabra. Voy a leer esta cita de su autobiografía:
    “Desde mi punto de vista… Completaré en mi muerte lo que no pude completar en vida, porque como sacerdotes estamos más plenamente vivos cuando morimos. Si no sentimos ese camino, ciertamente no hemos servido la causa de Cristo como estábamos supuestos hacerlo.
     En última instancia espiritual, para cumplir con la voluntad de Dios, un sacerdote debe morir en vida como lo hizo su propio Hijo. “Y cuando llegue ese momento, con la gracia de Dios, estoy listo”.
    Sabemos que usted estaba listo.
    Si desan enviar preguntas al Arzobispo Aymond, la pueden enviar al clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published.