Los cielos se abren y la tierra es benedecida

EL BAUTISMO DEL SENOR
Enero 12, 2014
 
                                    Una liturgia celestial
   El bautismo de Cristo es una liturgia muy bella. Este sentido ha sido oscurecido por falsas ideas.
Una  es argumentar que si Jesus no había cometido pecado, no necesitaba ser bautizado. Sin embargo ese no es el propósito del Bautismo de Jesus. El mismo bautista nos dice el propósito: "que el fuera revelado en Israel" (Jn.1:31)
   Otra falsa idea y la peor, es lo que algunos grupos no católicos predican: que en este momento del bautismo Jesus fue adoptado como Hijo de Dios, porque antes no lo era.
   Tenemos que recuperar el verdadero sentido del Bautismo de Jesus.
   Antes que nada, se trata de una liturgia de consagración.  Es una celebración comunitaria, no un evento privado. Esa comunidad  ha confesado sus pecados. Ya recibieron el bautismo. Es una comunidad que esta lista para recibir a Cristo.
   Jesus nos dice que este evento fue planeado por Dios mismo (Mat.3:15). Y Jesus va a recibir en obediencia lo que Dios tiene planeado para El. Esta es la primera revelación publica  del misterio de la Santísima Trinidad al mundo. En este momento solo una persona  sabe que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esa persona es Maria.
   Esta es también la primera liturgia del Nuevo Testamento. Otras liturgias, como la multiplicación de los panes, vendrán mas tarde. Tenemos por tanto todos los símbolos litúrgicos: Dos celebrantes (Juan y el Espíritu Santo), una comunidad testigo;un doble ritual: bautismo de Agua y Unción del Espíritu Santo. Doble símbolos:el agua y la paloma. Una breve liturgia de la Palabra: dicha por el Padre. Y la celebración del misterio Trinitario.
   Esta es la doble realidad de nuestros sacramentos: son a la vez humanos y divinos.
   Las consecuencias son admirables:los cielos se rasgan. Hasta este  momento habían permanecido cerrados, desde que Adan  fue expulsado. Se abren para Jesus y El es el primero que va a entrar en ellos.
   Esta es la tercera vez que el cielo físicamente  baja a la tierra:primero a Maria, segundo a los pastores de Belen, y tercero sobre Jesus en su bautismo.
   La otra consecuencia es que todas las aguas quedaron bendecidas. No solo eso, sino  que se quitó la maldición a la tierra que venia desde Adan. Los cielos se abren y la tierra es bendecida.
   Finalmente se termina el silencio de Dios.  Los seres humanos volvemos a escuchar la voz de Dios, que nos seguirá hablando por medio de Jesus.
   La interpretación de los Padres es muy hermosa
   "Cristo apareció en el mundo  y puso belleza en la confusión,y le dió esplendor y alegría. Santificó las fuentes de agua y puso luz en las mentes de los hombres. En este día la tierra y el mar comparten la gracia del Salvador, y toda la creación se llena de gozo. Considera este nuevo maravilloso diluvio, mas grande que el de los tiempos de Noe. Porque ahora las aguas del bautismo han traído los muertos a la vida por el poder de aquel que fue bautizado" (Sn. Proclo de Constantinopla)

Catholic World News