Dios sigue llamando a los hombres al sacerdocio, diaconado

Muchas veces, usted ha dicho que la calidad en las vocaciones es más importante que la cantidad, pero la archidiócesis parece estar experimentando un aumento saludable en el número de hombres que se acercan a discernir una vocación al sacerdocio. ¿Qué está pasando?

Acabo de terminar tres días de oración y compañerismo con nuestros seminaristas. Se trata de una reunión anual en agosto, que les da una oportunidad maravillosa para reflexionar como grupo y como individuos en su vida como seminarista, y continuar con ese discernimiento. Son hombres de fe comprometidos con Cristo y comprometidos con la Iglesia. Escucharlos hablar de su discernimiento, ha sido realmente inspirador para mí. Su pregunta no es: “¿Qué quiero hacer?” Sino “¿Qué quiere Dios que haga?” A menudo, se oye decir que las vocaciones no están aumentando. Bueno, ese no es el caso en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns. Hay muchos hombres, jóvenes y mayores,  a quienes Dios llama para discernir, y la gran mayoría de los que están respondiendo serán ordenados.

¿Cuál sería el número ellos?

En la actualidad, tenemos 45 seminaristas, y eso es un número muy saludable para una archidiócesis de nuestro tamaño. Sin duda, queremos más. Queremos a alguien a quien Dios llama. Es importante que sigamos trabajando por las vocaciones. También, estoy muy agradecido con el Padre Jim Wehner, quien es el rector del Seminario Notre Dame, y al Padre Benedictino Gregory Boquet, quien es el rector del Colegio del Seminario de San José, ellos son líderes muy fuertes.

Ambos han construido una buena facultad y un personal muy bueno. Estoy muy orgulloso de nuestros dos seminarios. Notre Dame, tiene cerca de 140 seminaristas, y el Seminario de San José tiene cerca de 150 seminaristas. Ambos seminarios sirven a muchas diócesis en el sur. Por lo tanto, estoy muy agradecido con el Padre Wehner y con el Padre Boquet y a las facultades del seminario, porque es una vocación especial trabajar en la preparación de los hombres para el sacerdocio.

Dios da esas habilidades sólo a ciertas personas. Ambos seminarios tienen programas de formación muy fuertes. Puedo asegurarles a todos, que los estudios académicos de los seminaristas son excelentes, y la formación para el sacerdocio es muy, muy fuerte.

¿Cómo se distribuyen los 45 seminaristas entre Notre Dame y Colegio del Seminario de San José (St. Ben’s)?

Tenemos ocho hombres estudiando en St. Ben, y 37 en Notre Dame.

¿Cuál es el rango de edad?

Tenemos algunos que están saliendo de la escuela secundaria, y algunos que están saliendo de la universidad. Algunos están en sus 20s, 30s y 40s, y tenemos algunos en sus 60s. Uno de ellos es Dominic Arcuri, que fue ordenado diácono permanente en 2001, y que había servido durante muchos años en la parroquia de Santa Juana de Arco en LaPlace. Después de que su esposa murió, él discernió que podría ser llamado al sacerdocio, y él ha comenzado su entrenamiento en el seminario. Va a ser un “diácono de transición” y será ordenado sacerdote. Es una gran historia de cómo Dios sigue llamando a la gente a cualquier edad.

Usted también tiene que estar satisfecho con la calidad y el tamaño del diaconado permanente.

Lo estoy. La semana pasada instalé a 22 hombres, que están estudiando para convertirse en diáconos permanentes en 2018 en el ministerio de acólito. El Diácono Ray Duplechain, quien dirige nuestra oficina permanente de diaconados, ha hecho un gran trabajo. La gente está realmente escuchando la llamada, y atribuyo eso a muchas cosas.

Para el sacerdocio, lo atribuyo a la buena obra del Padre Kurt Young, quien es nuestro director de vocaciones, y al Padre Billy O’Riordan y al Padre Gil Martin, que sirven como nuestros directores de los seminaristas. También, lo atribuyo a nuestros sacerdotes. Muchos de nuestros sacerdotes, ahora están recomendando a las personas, y me piden que hable con alguien que piensan que podría tener un interés en el sacerdocio. Creo que realmente estamos desarrollando una cultura de vocaciones.

Todavía hay algunos padres que desalientan fuertemente a sus hijos de entrar al seminario, y me entristece, pero hay más padres hoy que apoyan a sus hijos. Creo que estamos desarrollando una cultura de vocaciones.

Cuando hablo con jóvenes de la universidad y de la escuela secundaria, oigo que hay más apertura a pensar en las vocaciones ahora, que hace sólo unos años atrás. Los diáconos permanentes, los sacerdotes y diáconos animan a las vocaciones, y buscan a los hombres de fe.

¿De manera que usted se reúne personalmente con una persona que podría estar pensando en el sacerdocio?

Algunos hombres hablarán con su sacerdote, y le diré al sacerdote que les diga que me llamen. Algunos hombres vienen directamente a mí, y algunos van directamente al Padre Kurt. Cualquiera de nosotros está disponible. Antes de aceptar un candidato para el seminario, tengo una reunión con ellos para hablar sobre su discernimiento.

El sínodo arquidiocesano, ha priorizado los esfuerzos de vocación parroquial. ¿Como va eso?

Creo que va bien. Estamos entrenando a las personas en las diferentes parroquias para que hagan lo que puedan a nivel parroquial, para alentar las vocaciones. En cada parroquia hay alguien llamado al liderazgo en la Iglesia. Debemos encontrarlos, invitarlos y orar por ellos.

Preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

Please follow and like us:

You May Also Like